El pasado 25 de junio un grupo de sumilleres colaboradores de la Agencia Efecto Directo viajamos a Toro para conocer de cerca la afamada Bodega Numanthia de la denominación de origen Toro.

La experiencia enoturistica comenzó en el viñedo del Pago Fuente Malena donde conviven plantas de entre cuarenta y noventa años. Un auténtico espectáculo natural de paisajes pedregosos donde la plaga de la filoxera la cuál asoló al viñedo europeo en el siglo XIX, no pudo acceder y continuó su camino hacia el sur de España. No en vano, sobre esta cubierta pedregosa actual existió antaño un lago que cubría parte de la zona. Este hecho marca la diferenciación del terreno respecto a sus comarcas vecinas y aporta calidad y profundidad a los vinos de Bodega Numanthia.

Tras disfrutar del aire puro que respiran estas viñas cultivadas en ecológico, pasamos a la bodega. Aquí la exquisita limpieza de sus instalaciones va acorde con la imagen de la marca LVMH. Los detalles mas pequeños cobran la mayor de las importancias, como ocurre con la entrada en la sala de barricas. Fue una experiencia en si misma ya que los aromas de roble nuevo inundaron nuestros olfatos con elegantes aromas especiados y ahumados exquisitos.

Los vinos

A continuación, en lugar de realizar la cata clásica en bodega, seleccionamos una serie de vinos y añadas, y así realizar una cata armonizada con platos tradicionales.

Los vinos catados fueron:

Termes blanco 2018, espectacular malvasía con una grasa en boca de fabulosa intensidad, y perfectamente armonizada con una exquisita sardina marinada sobre pan de cristal.

Termes Tinto 2016, goloso en boca, es un vino para disfrutar del esplendor frutal de la Tinta de Toro. Y maravillosamente fundido con el jamón ibérico de la vecina Salamanca.

Numanthia 2014, su profundidad resalta en nariz, se expresa en boca y deja un recuerdo larguísimo en el post gusto. Fantástico con el pulpo a la brasa con láminas de panceta ibérica.

Y el más especial

Termanthia 2006, representa la excelencia de la bodega con viñedos de más de 120 años alojados en estas botellas de puro lujo. Cada olfacción es un viaje a lo más profundo del significado de la palabra «placer». Impresionante con cualquier plato, aunque es mas bien un vino de meditación y sobremesa.

Bonita experiencia de un grupo de sumilleres madrileños, como Juan García Barrones de «Rockin´ Bartenders», Josemi G. Domingo de «The Monk Exports» e Israel Gómez Moreno de «Wine Tasting Spain» (quien escribe), y dirigidos por Cristina Tierno de la Agencia Efecto Directo https://www.efectodirecto.es/. Juntos cumplimos uno de nuestros sueños enoturísticos visitando esta mítica bodega de Toro.

Continuaremos explorando nuestras bodegas favoritas y dando a conocer la cultura vinícola de nuestras tierras ibéricas.

Más información sobre visitas a bodegas en http://www.winetastingspain.es

Enoturismo en España

Pin It on Pinterest